CC BY-NC-SA 4.0 2013 · SALUD VEGANA

Crónicas


Desahogo: Ya no soy vegana

Muchos veganos nos vemos frustrados cuando se trata a nuestro estilo de vida como una moda, que se descarta al igual que las hombreras y los zapatos de plataforma. Quizás pensáis que me refiero a Priscilla, de Gastrawnomica, o a SAARA, dos youtubers con una gran audiencia que en este último mes han declarado ya no ser veganas. Pero no; no quisiera meterme en las motivaciones de quienes dejan este estilo de vida porque verdaderamente no las conozco. Hoy me gustaría dirigirme a aquellos que defienden estas decisiones. Me explico, veo una y otra vez comentarios del tipo:

“No es tu problema que haya dejado de ser vegana. Es su decisión, su cuerpo”

Tenemos que dejar de vivir como si nuestras acciones no tuvieran consecuencias.

Vivimos bajo una falsa ilusión de que nuestras acciones no cuentan, de que es responsabilidad ajena que se arregle el mundo. Es más fácil, y muchísimo más cómodo, cerrar los ojos y hacernos los suecos; de poner excusa tras excusa tras excusa del porqué a ti no resulta conveniente, no te resulta práctico, no te resulta realista.

Un comentario en el vídeo de Priscilla decía así:

“Vive y deja vivir. Allá cada quien con lo que quiera creer”

Y me resultó sorprendente (por no decir trágico) que esta persona no viera la gran contradicción en sus palabras: que los veganos deberíamos dejar vivir a los que literalmente están quitando vidas. ¿Cómo se come eso? En el caso de Pri, resulta ser que con huevos.

En tan solo una granja productora de huevos en Estados Unidos, se matan a más de 150,000 pollitos macho cada día. Cada día. Esto es consecuencia directa de nuestro consumo de huevos. No es una cuestión de creencias u opiniones, es una cuestión de tener la integridad de no participar en actos violentos y crueles contra ningún ser vivo.

Es hora de madurar y darnos cuenta que estamos proclamando nuestros valores al mundo cada vez que decidimos qué habrá en nuestro plato para comer. Y pues, que cada uno tenga el valor de mirarse al espejo y saber si es parte del problema o de la solución.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies